DESARROLLAR EL SENTIDO COMUNITARIO Y LA INDEPENDEN

El internado adjunto a la escuela ofrece a las alumnas y alumnos de la 5ª a la 10ª clase un segundo hogar para esta fase de la vida, en el que pueden desarrollar su personalidad y al mismo tiempo ser miembros valiosos de la comunidad.

Las chicas y los chicos experimentan intensamente cómo se desarrollan sus cualidades en el ámbito escolar, interpersonal y de la práctica diaria en la vida conjunta con otros de la misma edad y con los cuidadores. De ello resultan: sentido de la responsabilidad, dinamismo y alegría, que dan la posibilidad a cada uno de sacar lo mejor de sí mismo.

En las conversaciones regulares el uno aprende del otro. Allí pueden crecer la apertura y la confianza mutua. Se encuentran soluciones para las dificultades que surgen en los asuntos diarios y en la vida comunitaria, soluciones que sirven tanto a cada uno como a la comunidad en general.

Una ayuda enriquecedora es el sopesar siempre todo teniendo en cuenta la Regla de Oro: «Lo que no quieras que te hagan a ti, no se lo hagas tampoco tú a nadie». Así surge una creciente comprensión por los demás y una mirada crítica más constructiva para las situaciones que no están en orden. Con ello los jóvenes hacen la experiencia de que para todas las tareas y situaciones de la vida diaria hay una solución.

Los jóvenes aprovechan la posibilidad de preguntarse mutuamente p. ej. los vocablos de inglés o de aprender juntos para los exámenes. Personal pedagógico cualificado les ayuda también con gusto en las exigencias escolares.

Acompañados teniéndose en cuenta su edad, los jóvenes desarrollan desde el principio mucha responsabilidad personal, p. ej. cuando se trata de ordenar la propia habitación, de mantener en orden los espacios comunitarios, lavar la propia ropa o preparar una cena para todos. Esto les estimula a superarse y a desarrollar el incentivo personal, y les da por otro lado la confirmación de estar preparados para las tareas de la vida.

www.internate-lernmitmir.de